Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Efectos’

La distorsión es uno de los elementos más importantes de nuestro sonido si nos queremos dedicar a hacer rock o metal. No vale de nada tener un buen instrumento si luego no podemos conseguir una distorsión potente, o no potente pero que encaje con lo que queramos hacer y con nuestros gustos. Sin duda la calidad del instrumento influirá enormemente en la capacidad que tengamos para sacar el sonido deseado, porque de un instrumento malo nunca saldrá un buen sonido, eso es importante tenerlo claro.

Visto esto, hay que saber de dónde podemos sacar esta distorsión. Existen dos fuentes desde donde podemos distorsionar nuestro sonido, cada una con sus ventajas y sus inconvenientes:

  • La primera es la de comprar un pedal de distorsión o un pedal multiefectos que venga con la posibilidad de distorsionar. Lo bueno de estos pedales es que podemos tocar con el amplificador que sea, que mientras llevemos nuestro pedal podremos sacar nuestro sonido en cualquier momento y cualquier lugar. Además, estos pedales ya vienen con muchos parámetros que se pueden ajustar para satisfacer nuestros gustos. Para distorsión de guitarras puedo recomendar los pedales Metalcore y Metalzone de Boss y para bajo recomiendo el pedal de EBS (de EBS recomiendo no solo la distorsión sino casi todos sus pedales).
  • La otra opción es la de sacar la distorsión directamente desde el amplificador. Lo bueno de esto es que no hay que estar cargando con pedales para arriba y para abajo. Pero sobre todo, la ventaja de sacar la distorsión por el amplificador es que, a mi modo de ver, el sonido es mucho más natural, además de que no se ha creado aún ningun pedal que distorsione igual que un buen amplificador a válvulas. Si no quereis gastaros mucho dinero recomiendo los Spider IV de Line 6, unos amplificadores de una magnífica calidad (que vienen con una distorsión demoledora) y a buen precio.

Read Full Post »

Pedales multiefectos

A la hora de buscar un sonido en concreto para tu guitarra o bajo es fundamental plantearse no sólo que tipo de instrumento quiere uno tener, sino el equipo a través del cual haremos que suene ese instrumento, es decir, el amplificador y los efectos, si es que queremos añadirle algún efecto a nuestro sonido.

Será mucho el tiempo que tardaremos en descubrir qué nos gusta, cómo nos gusta y a qué nivel nos gusta en lo que a efectos se refiere. Sin embargo, no hay que desesperarse a la primera que algo por lo que teníamos mucha ilusión resulta que no da los resultados que queríamos o que directamente no es lo que estábamos buscando. Para evitar estas pérdidas de tiempo yo recomiendo que se pruebe primero con algun pedal multiefectos al que podamos dedicar bastante tiempo. En estos pedales vienen incluidos efectos de todo tipo: flangers, chorus, wah, delay, distorsión… y con ellos podremos hacernos una buena idea de cómo suena cada cosa y de si lo queremos para nuestro sonido o no. Algunos llegarán a la conclusión de que lo de los efectos no es para ellos, otros descubrirán que lo que quieren es tener todos los efectos del mundo porque son divertidísimos.

Personalmente recomiendo pedales multiefectos marca Boss y en concreto el ME-50 para guitarra y el ME-50B para bajo. Tienen una buena respuesta a la señal, los efectos que vienen incorporados suenen muy bien y tiene muchísimas posibilidades para darnos horas y horas de entretenimiento musical. Pero sobre todo, y de lo más importante, es que son fáciles de usar y no tendrás que pasarte horas leyendo ningún manual.

Pedal multiefectos para bajo Boss ME-50B

Read Full Post »

Pese a que existen en otros lados extensos artículos sobre los compresores y limitadores, cómo funcionan y las diferencias que los separan, hasta ahora no he encontrado alguno que lo explique de manera breve y sencilla así que voy a intentar hacerlo yo.

En muchas ocasiones se habla de compresores y de limitadores como de lo mismo, pero esto no es del todo cierto. Básicamente un compresor nos sirve para que nuestra señal de salida de audio, es decir, el volumen, sea constante durante el tiempo que estamos tocando. Esto es bastante útil ya que somos humanos y no robots, por lo que no podremos hacer que toda nuestra interpretación sea perfectamente uniforme en cuanto a la fuerza con la que tocamos. Los limitadores, en cambio, tienen una función ligeramente distinta que es la de controlar los picos de agudos o graves que se puedan dar mientras tocamos. Es decir, no va a controlar nuestro volumen, sino que hará que nuestra señal de audio sea más uniforme. Parece que es lo mismo pero la diferencia reside en que el compresor actúa sobre el volumen, y el limitador actúa sobre el sonido independientemente del volumen.

Para que nos hagamos una idea clara, sería como si tienes una carretera por la que circulan coches, que sería el sonido. En nuestra carretera el compresor vendría a definir el número de carriles que se desean, para que circulen solo los coches que queremos. El limitador, en cambio, sería algo así como unas vallas laterales que, en caso de que un coche pierda el control y se salga de la carretera, le devuelva a su lugar con el resto de coches.

Hoy en día, ambas funciones ya suelen venir incorporadas en el mismo aparato y normalmente bajo el nombre de compresores directamente. En esta dirección podréis escuchan algunos ejemplos de guitarras y bajos usando un compresor.

Read Full Post »